Preguntando se llega a Roma.

Antes de empezar les diré que este texto es una colaboración (ojala luego salgan más de estos), yo inicie la avalancha pero el verdadero autor intelectual de esto es Mau (afiliado buenavida y muy buen amigo)… ahora sí, al texto:

Empezare diciendo que ninguna pregunta es tonta, puede ser una pregunta obvia para algunos, pero si uno (o al menos a nosotros que nos toca atender gente) supone que ya lo deberían de saber, estamos haciendo mal nuestro trabajo… dicho lo anterior
Estas son algunas preguntas frecuentes:

¿Este vino es dulce?

La mayor parte del vino que podemos conseguir en México (incluyendo súper mercados y tiendas especializadas) se le llama vino de mesa, este se considera como vino seco que por definición contiene menos de 3g/L (gramos por litro) de azúcar residual, ese poquito de azúcar no hace que sepa dulce el vino. El “verdadero” vino dulce contiene cantidades de azúcar suficientes como para nosotros notemos ese carácter azucarado.

La sensación que algunos de estos vinos nos dan de dulzor se debe más al alcohol, este tiene sabor dulce (hagan la prueba de meter el dedo, solo un poquito, en una botella de alcohol puro y toquen su lengua) y es muy diferente al dulce que nos da la caña de azúcar (comparen, azúcar de caña en sabor con el ejercicio del dulce que da el alcohol).

Vinos muy concentrados suelen tener muchos aromas y sabores que recuerdan fruta, muy poca madera, vinos jóvenes que suelen tener mucho alcohol. Estos son los vinos que generalmente consideramos “dulces”.

¿Afrutado y Amaderado?

Estos son dos términos que han edificado grandes mitos alrededor del vino. El vino es una bebida elaborada a partir de la fermentación del jugo de la uva, y por ende sus aromas más destacables deben ser a fruta.

Mucha gente utiliza el término -afrutado- para pedir un vino amable, sin mayor complicación, joven y fácil de entender. Ahora, lo afrutado no se encuentra en el sabor ni en la textura, los recuerdos de frutos rojos, frutos negros, cítricos, frutos tropicales y demás, se encuentran en la nariz. La frutalidad de un vino se debe a que se encuentra elaborado a partir de una o más variedades de uva, y los aromas dependerán de cada una de las distintas cepas (Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Merlot, Malbec, Sauvignon Blanc, etc…)

Por todo lo anterior, es mejor pedir en la tienda un vino franco, joven y de añada reciente para garantizar que lo más destacable sea la frutalidad, ya que la gran mayoría de ellos no cuentan con crianza en barrica (proceso que le aporta aromas mucho más complejos).

¿Amaderado?

La crianza en barrica de un vino es uno de los temas más complejos en su elaboración. No todos los vinos llevan barrica, ya que muchos son elaborados para beberse jóvenes. Cuando un vino tiene el aporte de la barrica, es un producto que busca destacar aromas complejos como chocolate, hoja de tabaco, especias, vainilla, resinas, humo, entre otras cosas.

La complejidad que aporte la madera al vino dependerá de dos cosas: el tiempo que pase el vino en la barrica, y el tipo de madera. Respecto al primero, los tiempos varían entre los 6 meses hasta los dos años aproximadamente. Esto se da porque el objetivo de aportar madera a un vino es realzar su elegancia y aportarle complejidad aromática, pero no en exceso. Cuando en un vino se destaca la madera sobre la fruta, no es un producto de alta calidad, aunque en décadas anteriores esto fuera lo más buscado por el público bebedor. Respecto al tipo de madera, ésta puede ser de roble norteamericano, francés o húngaro, y cada una aporta ciertas peculiaridades al vino. Lo importante de este tema es saber que la diferencia entre cada una de ellas radica en el tamaño de los poros en la madera, lo cual permite distintos niveles de microoxigenación, y por ende distintos tiempos de evolución en el vino.
La madera es un gran complemento para realzar la elegancia y complejidad de un caldo, pero jamás debe ser protagonista. Cuando uno busque un vino elegante, seguramente será uno que tuvo un paso por barrica, y entonces deberá pedir en la tienda alguna recomendación que haga alusión a un Reserva o Gran Reserva (en el caso de los vinos españoles). Generalmente son vinos de añadas no muy recientes, ya que además del paso por barrica, pasan otro par de años en botella para estabilizar esa complejidad en la evolución.

Esperamos que esto les sea útil y les ayude a preguntar mejor.

Saludos cordiales de Mauricio Hernández y Carlos Cohen

4 Comments
  1. Les agradeceré me recomienden un vino mexicano rojo, uno rosado y otro blanco de precio no mayor de $300.00 cada uno, para degustar (afrutado y dulce). Saludos

  2. Me faltó añadir lo principal: Si estoy en una tienda mas o menos especializada y pido un vino franco mexicano rojo, uno rosado y otro blanco de precio NO MAYOR de 300.00 pesos cada uno…. que me recomiendad. saludos

  3. Luis, los tres mexicanos.

    Rojo: Fluxus
    Rosado: Uriel
    Blanco: Las nubes Kuiiy

    Si llegasa una tienda más o menos especializada posiblemente te hagan otras recomendaciónes.

    Saludos

  4. Me gusta bastante el vino pero desconozco toda esa terminología: siempre me preguntan cosas como, ¿Quieres algo de barrica? ¿Algo afrutado o amaderado?. Y mejor no empiezo con los tipos de cepas porque no acabo.

    Esto me da un poco de idea sobre lo que me hablan, sólo queda probar distintas variedades para saber más.

    ¡Saludos!

Deja un comentario